La escena que trae de cabeza a la Casa Real, al detalle