Los expertos advierten de que relajar las medidas puede mandar a mucha gente a la UVI