El fin del estado de alarma dispara las ganas de salir de la rutina, pero muchos claman cautela frente al virus