Granada, vacía y triste se convierte en una ciudad fantasma debido a las medidas contra la pandemia