Investigan si el imán de Ripoll asistió a un cursillo en Francia para fabricar explosivos