La lava del volcán de La Palma fluye como agua por algunas zonas: la segunda colada, a 30 metros del mar