El presidente del Supremo niega llamadas de bancos por el impuesto de hipotecas y pide perdón por su gestión