Marchena, un magistrado con un estilo diferente