El sueño de Miguel, joven en cuidados paliativos, al ver a su Betis con Joaquín de anfitrión: "De locos"