La nueva colada, de hasta 1.240 grados, destruye lo que quedaba en Todoque