De los puñales a los abrazos: la relación de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, viento en popa