La Generalitat suma otra polémica con el Gobierno: la de los lazos amarillos