El vídeo de la presunta agresión de Pozoblanco lo encontró la policía al investigar el caso de los Sanfermines