La erupción puede cambiar la orografía, fauna y flora de La Palma para siempre