Una cámara graba los 29 minutos que tarda una casa en ser engullida por la lava del volcán de La Palma