Los reyes, recibidos a ritmo de jazz en Nueva Orleans