Sesión de investidura cargada de reproches, abucheos y aplausos entre los representantes de los partidos