Un equipo de técnicos tiene que abandonar la zona de exclusión por el elevado nivel de gases tóxicos expulsados por el volcán de La Palma