Preocupa el avance de la tercera colada de lava del volcán de La Palma y que engulla más viviendas y cultivos