Urkullu aprovecha la jornada de reflexión para reunirse con voluntarios de su campaña