Los ciudadanos vascos positivos en COVID-19 que voten se enfrentan a un delito de salud pública