La Infanta Sofía llega a Petra con muletas y una venda en la pierna tras sufrir una caída