El volcán de La Palma aumenta su explosividad: los expertos no contemplan un final cercano