El presunto asesino de Susqueda y su posible trastorno de la personalidad