Adiós a las playas abarrotadas: parcelas, caminos de colores y reserva por aplicación QR