La amortalidad, más cerca que nunca