Las lágrimas por Belén de sus compañeros: las secuelas del coronavirus son un enigma