El coronavirus deja en evidencia la precaria atención sanitaria: los médicos no pueden más