Primer chapuzón de la desescalada en las playas de Barcelona para hacer deporte y nadar