Los focos de Pekín y Alemania asustan al mundo