Las celebraciones como bodas y comuniones provocan una lenta bajada de la incidencia en Andalucía