La científica Helena Legido-Qüigley defiende la auditoría: "No buscamos culpables ni que nadie tome rédito político"