El consejero de Educación de Madrid admite que "bajar las ratios a 20 alumnos es muy complicado"