Alarma en las residencias de España: en O Incio, Lugo, los vecinos se resignan ya al autoconfinamiento