El coronavirus se ha adentrado de nuevo en las residencias