Cinthya, con 27 años, pasó veinte días en la UCI: “No podía respirar por mi cuenta”