Los balcones y las ventanas, convertidos en escenario desde el que cantar al coronavirus que 'resistiremos'