El coronavirus hace tambalear la economía y los grandes corren a poner remedio