Fiestas privadas masivas y botellones en parques y playas para burlar el cierre de las discotecas