El coronavirus en Italia obliga a quedarse en casa: cerradas escuelas, universidades, locales y el fútbol