El cerebro provoca el miedo al coronavirus, pero hacerle caso es peor que la enfermedad