La OMS rechaza la tesis conspiranoica de Trump y confirma que el coronavirus es de origen animal