Un cañón de limpieza de obras, la última arma de la UME contra el coronavirus