El Gobierno impone una cuarentena a los viajeros internacionales que lleguen a España