La comunidad científica cuestiona que el coronavirus estuviese en Barcelona en marzo de 2019