La prórroga del estado de alarma divide a los juristas por la constitucionalidad de las medidas