La desaparición de anticuerpos no supone una pérdida de inmunidad frente al coronavirus