Día mundial de lavarse las manos: el coronavirus demuestra que salvar vidas está en manos de todos