Sanidad advierte que los guantes son una segunda piel y que es más efectivo lavarse las manos