La nueva normalidad en las discotecas, con bailes desde la silla y con distanciamiento físico